Cuál es el cepillo de dientes adecuado y cómo elegirlo

Hoy en día nos puede resultar complicado elegir un cepillo de dientes por la cantidad de opciones que tenemos disponibles en el mercado. Por lo tanto, a continuación, te queremos ayudar a saber cuál es el cepillo de dientes adecuado y cómo elegirlo.
Elegir un cepillo de dientes adecuado es fundamental para poder tener una buena higiene bucal. De lo contrario, podríamos tener serios problemas de salud como el desarrollo de caries y otro tipo de infecciones, además de poder llegar a perder algunas piezas dentales o sufrir ciertos problemas incómodos como la halitosis o el mal aliento.
Para saber cuál es el cepillo adecuado, lo mejor es visitar a un dentista, él sabrá nuestras necesidades y nos recomendará la mejor opción.

Tipos de cepillo de dientes:

  • Manuales.
  • Eléctricos.
  • Duro: las cerdas son más fuertes y rígidas. Se recomiendan para bocas sanas y bien cuidadas ya que no son tan sensibles. Te recomendamos no ejercer mucha presión en el cepillado ya que puedes dañar las partes blandas, como la encía, y el esmalte.
  • Medio: se suele recomendar para personas con buena salud bucodental pero que no aguantan la presión de las cerdas más duras.
  • Suave: los cepillos con las cerdas más blandas. Producen menos fricción.

Cómo elegir un cepillo de dientes:

  • La mayoría de los especialistas sugieren que lo mejor es elegir un cepillo de dientes de textura mediana. Es decir, un cepillo cuyas cerdas no sean duras ni muy blandas. De esta manera protegeremos nuestros dientes, especialmente su esmalte.
  • Te recomendamos escoger un cepillo de dientes de cabeza pequeña o mediana; evita los grandes, ya que con un cepillo de cabeza pequeña tendremos la posibilidad de limpiar mejor cada rincón de nuestra boca y dientes, llegando a zonas que de otra forma no podríamos.
  • En cuanto al mango, lo mejor es un cepillo de dientes que sea antiderrapante. Esto nos asegurará mejor control.
  • Los cepillos flexibles son también buenos, ya que de esta manera lograremos limpiarnos mejor cada rincón de la boca.
  • Las cerdas del cepillo que elijamos pueden tener características distintas, pueden ser onduladas, rectas, ligeramente curvas, etc.
  • Debemos de cambiar o sustituir nuestro cepillo de dientes cuando este tenga las cerdas desgastadas o en mal estado. Si se encuentran bien, lo mejor sería hacerlo cada tres meses. De esta manera puedes evitar la acumulación de gérmenes.