El tabaco, gran enemigo de tu salud.

Este producto tan adictivo cada año acaba con la vida de millones de personas.
Es cierto que los problemas pulmonares que causa la nicotina son la principal preocupación de los médicos y de la opinión pública, pero existen otros problemas de salud que también merecen nuestra atención, como las malas consecuencias del tabaquismo a nuestra salud dental.
Las efectos del tabaco en nuestra boca son innumerables, con un amplio abanico de efectos nocivos sobre los dientes, empezando por pequeños cambios estéticos hasta algunos enfermedades graves, como el cáncer de boca o el de esófago, que tienen una mortalidad del 50% a los 4-5 años.
Además de cambiar el color (amarillea los dientes), los tóxicos presentes en el tabaco hacen que el esmalte dental se cristalice, volviéndose más frágil y más susceptible a las caries y además contribuye a la desmineralización de los dientes matando sus componentes orgánicos, oscureciendo encías y provocando mal aliento.
Además de ello, fumar altera el equilibrio bacteriano de la boca, lo que puede causar numerosas enfermedades bucodentales e intestinales.
No sólo esto, el tabaquismo puede producir también periodontitis, una enfermedad crónica e irreversible que afecta a las encías y a la partes que se encargan de sostener a los dientes.
¡Fumar provoca muchos daños en tu salud buco-dental y tu salud general!
¡¡Debes evitarlo!!